Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La tecnología, principal responsable de la mejora de la calidad en las lavadoras

La tecnología lleva muchos años haciéndonos la vida más fácil. Pero cuando hablamos de tecnología no nos estamos refiriendo única y exclusivamente a Internet ni ninguna de sus aplicaciones. La tecnología empezó a existir hace muchísimos siglos, si bien era una tecnología mucho más rudimentaria que la que conocemos a día de hoy. Por ejemplo, ¿podríamos decir que durante la Revolución Industrial no hubo tecnología? Por supuesto que la hubo. Fue el motor del cambio que se experimentó en la época sin ningún tipo de duda. Y fue a raíz de esa fabricación en serie de productos como empezaron a llegar hasta nuestros hogares electrodomésticos que empezaron a hacer de nuestra vida algo mejor.

Uno de los inventos que mejor ha venido a todo tipo de personas y familias ha sido el de la lavadora. Hasta antes de que se inventara, muchas eran las personas que tenían que lavar la ropa a mano, con el esfuerzo físico que eso conllevaba y la cantidad de tiempo que se perdía con ello. De hecho, hay algunas viviendas en España que conservan una pila en la que se lavaba la ropa antes de que las lavadoras estuvieran a la orden del día en España.

Según una noticia publicada en la web del diario El País, la lavadora lleva unos 200 años con nosotros. Es cierto, pero no cabe la menor duda de que, en el siglo XIX, no todo el mundo tenía la posibilidad de acceder a este tipo de electrodomésticos. La tecnología existía, sí, porque gracias a la lavadora se había producido un avance considerable, pero no todo el mundo tenía el dinero suficiente como para disponer de una de ellas en su hogar. Eso empezó a ser posible a mediados del siglo XX, mucho tiempo después.

La tecnología ha evolucionado de un modo considerable de un tiempo a esta parte y eso es lo que ha permitido ya no solo que todo el mundo pueda disponer de lavadoras en su domicilio, sino que, además, esas lavadoras sean mucho más potentes y seguras que las que teníamos en nuestros hogares hace algunas décadas. Así es como nos lo han transmitido los profesionales de Lavatur, que consideran que uno de los principales motivos por los cuales cada vez más personas se han ido familiarizando con este artilugio es por el hecho de que su tecnología y sus aplicaciones han ido siendo cada vez mejores.

Ha ocurrido lo mismo con todo tipo de electrodomésticos

El siglo XX, en España, fue el de la llegada de los electrodomésticos. La gente no solo se hizo con lavadoras, sino que también empezó a contar con frigoríficos, por poner un ejemplo. Y la calidad de vida de todo el mundo, como consecuencia, empezó a mejorar de una manera interesante. A eso se terminó uniendo la tele, una calidad mayor en las cocinas y, por tanto, una mayor comodidad en el hogar. La verdad es que la vida cambio bastante desde mediados del siglo XX hasta que llegó el año 2000. Y todos esos cambios tuvieron algo que ver con la tecnología.

Ya metidos en el siglo XXI, la demanda de electrodomésticos ha seguido siendo alta. Y lo demuestra una noticia que hemos querido rescatar del portal web de Alimarket que asegura que, en el año 2016, creció un 3’8% la venta de estos aparatos en el interior de nuestras fronteras, lo cual pone de manifiesto que las familias españolas los siguen necesitando y que juegan un papel muy importante en sus vidas. La verdad es que no es para menos.

Es evidente que la diferencia entre contar con todo lo que aportan los electrodomésticos y no hacerlo es muy grande y que nuestro día a día no sería lo mismo sin ellos. Perderíamos mucho más tiempo en cuestiones que ahora son bastante simples y que apenas requieren de esfuerzo físico. Comparar el cómo lavamos la ropa ahora a cómo lo haríamos si no dispusiéramos de una lavadora y tuviéramos que hacer la colada a mano. Ahí, en esa ganancia en tiempo y comodidad, es donde está el valor de una tecnología que necesitamos más que nunca para construir una vida mucho mejor.

Estamos convencidos de que, además, la tecnología va a seguir avanzando. Ahora existen maneras de hacer de los electrodomésticos herramientas todavía mucho más potentes. De cara a los próximos años seguiremos asistiendo a avances de todo tipo y la verdad es que podemos estar convencidos de que esos avances van a tener una influencia muy potente en lo que concierne a nuestras vidas. Tanto nosotros y nosotras como las generaciones venideras van a poder disfrutar, por tanto, de una comodidad todavía más grande que la que tenemos a día de hoy. La tecnología, una vez más, servirá al progreso.